Oceánica es la instalación audiovisual que Nicolás Mastracchio monta en Móvil desde el 24 de septiembre al 16 de diciembre.

Oceánica según Sofía Dourron:

En el contexto de un mundo dominado por la tecnología, el miedo y, eventualmente, por las inteligencias artificiales, el amor se torna un objeto más radical y evasivo que nunca. La especulación sobre la existencia de un gurú espiritual robótico, capaz de desarrollar autoconciencia y de cuestionar la condición humana no enuncia utopías fantásticas ni desenlaces ominosos, fórmula, en cambio, imágenes potentes sobre un presente fragmentado y cada vez más solitario. Al desbordar las fronteras entre ficción y realidad, entre humanx y no humanx, entre ciencia y espiritualidad, Oceánica enlaza universos de amor ciborg y distopía post-apocalíptica, y despliega un escenario para la disputa de los territorios del lenguaje, las relaciones y el afecto contemporáneos. Entre oleadas de reverberaciones profundas y sonidos sobrenaturales, las voces humanas se rompen, devienen digitales, más que humanas, las imágenes analógicas se tornan microscópicas y espaciales al mismo tiempo, cuestionando las marcas de la humanidad y sus formas de vincularse con el mundo. A través de esos estímulos que van del reposo a la tensión, Oceánica nos empuja a explorar otros estados de conciencia y percepción, y nos ofrece una oportunidad para la reconstrucción de un mundo que ha perdido sus conexiones.